El cuerpo solo uno, el alma... muchas, divagando, recorriendo el mundo atraída hacia los faros en la noche, llevada por las corrientes frías de aire hacia el mar, descansando en los panteones a veces escuchando tímidos murmullos de aquellos a los que ya nadie oye, desvaneciéndose en los amaneceres, y regresando de nuevo al cuerpo, solo uno, un solo cuerpo.

miércoles, 22 de febrero de 2017

Breve estudio de mercado de los planes Pospago de celular más económicos en Colombia a la fecha 22 de Febrero de 2017, tarifas aplicables a todo el año 2017.


sábado, 1 de junio de 2013



Experiencia extracorpórea En la tétrica Catedral

O algo parecido, que viene nuevamente a mi recuerdo por una pregunta que me hicieron (en una redcilla social de esas sin trascendencia, pero en que uno se inscribe para ligar de fin de semana, cosa nunca acontece) dice: "¿Cuándo sentiste mayor vergüenza en público?" siendo optimistas, la pregunta la copió y la pegó alguna persona, chico o chica, esperando obtener algún dato vergonzoso, o ni siquiera eso, sino por cumplir. siendo realista, la hace el sistema automáticamente suplantando algún nombre. mi respuesta en cambio toma otro matiz:

Cuando era niño, En la catequesis (si, estuve ahí, por una casi que imposición social, como la mayoría de personas de este hemisferio del mundo y sobretodo en ese tiempo donde no había tal revolución de ortodoxos y fanáticos protestantes), una monja, a la que todos le tenían miedo, que en varias ocasiones pellizcaba, halaba niños de las orejas, y golpeaba con su sombrilla o cualquier otro objeto. De voz tosca y con seseo español,  pelo corto, mirada fría, que usaba un suéter de lana (de esos con rombos) falda negra y zapatos negros bajos, estaba hablando a todos los asistentes, desde el altar de la iglesia. Así era siempre al finalizar cada reunión, todos los grupos pequeños se reunían en la iglesia en un, que se yo, culto al temor y el azufre que esta mujer destilaba.


Yo, sentado en la fila de en medio, mas bien en la parte trasera, en una de esas sillas anchas de madera donde cabían como 10 YO mas, me encontraba recochando (no demasiado, yo era un niño muy apacible  quieto y en ocasiones inexpresivo) con quienes estaban al lado mío. De repente oigo como ella se enoja sobremanera, señala hacia donde yo estaba. y dice algo como "Usted, que está hablando, venga, párese aquí al frente". Me sentí observado por todos, una iglesia enorme, había muchísimos niños y asistentes (o como se llamen los que coordinaban los grupos mas pequeños, que a propósito también le tenían mucho temor), veía como su dedo señalante, a mas de 20 metros, se acercaba casi hasta tocarme la punta de la nariz. me vi palidecer y casi desmayar, todo estaba en silencio, en medio de el túnel de cabezas de personas y ojos curiosos y asustados, ella dice "Él ya sabe quién es, venga, acá al frente" a lo lejos sonaba su eco, yo en mis adentros "Soy yo?, no no creo, pero ella me señala?" ... los segundos pasaban despaciosos y tensos, ella seguía mirando y permaneció en silencio como por mil años luz. luego dejo pasar el bache y prosiguió. (Justificando la respuesta, lo califico como una terrible mezcla de pavor y vergüenza pública, de las mas grandes que recuerdo). Como al día siguiente me regresó el alma al cuerpo, y ya empezaba a prepararme para el próximo sábado que tenía que regresar a la tétrica Catedral.

domingo, 9 de septiembre de 2012



Letreros vistosos y potentes se desplazan impacientemente acompañados por música inapacible, en cierto punto me generan desespero quiero que acaben rápido.
Así empieza Enter the Void, de Gaspar Noé el cineasta argentino, que me genera no se que, no se trata de su brillantés sino mas bien de un rayón algo interesante que tiene. Todo se desenvuelve en Tokio entre drogas y colores neón, visceral, los personajes son masas de carne drogadicta y putas a la que difícilmente uno se apega, el resto, orientales esos seres fabricados en seria y a bajo precio, en una ciudad de estrechas circulaciones y grandes rascacielos  (Joder en dónde han nacido, eso es lo que decimos al ver un país de mierda, el nuestro es menos malo).
Oscar es asesinado por la policía, y es ahí dónde comienza su divagar por The VOID, un mundo vacío, egoísta, carnal y psicdélico como sus pases, Un mundo al que siempre va a pertenecer, el círculo nunca se acaba, el placebo es infinito.


domingo, 29 de abril de 2012


Me inspire, no con usted
con lo que de cierta forma representás
un encuentro con alguien
con quien hablaba
con quien me entendía
y con quien en ese momento me divertía
alguien que durante algún tiempo fué esquivo
pero quien logró despojase de prejuicios
alguien con quien no finjo gusto
sino que fluye espontaneamente
diferente a todos estos niños afeminados ruidosos y extravagantes
pasivo, quieto... tosco
con quien caminaba por las calles sombrías en la noche
medio tambaleantes
medio murientes
pero llenos de fuego, y lascivia
...
Esos son los momentos divagantes con que mi alma se llena
que le dan sentido a todos esos días de cemento y labor
opacos que lastiman la vista, con ese sol que quema mi piel.

lunes, 23 de abril de 2012

Quizá cuando amanezca me arrepienta, pero ahora, sólo le quiero preguntar, qué pasó, que le hice, para que tome esa actitud tan malparida conmigo, este mensaje es pura mierda, espam, bótelo, deshechelo. yo sólo me entero a través de la vida de que alguien tan cambiante ha sido de gran perjuicio para mi salud, no buscaba algo mas que un amigo, alguien con quien compartiera ciertas cosas, pero no sé parece que la la edad a algunos les queda grande, la madurez huye de algunos, dejándolos con un lástre hecho de sus heces en sus hombros quie los estanca, los hace doblar sobre sus rodillas, y enterrarse en el fango, ellos lo exhiben, se pavonean, con tal orgullo en su ceguera, mientras algunos, sólo unos cuantos, podemos percibir aquel fétido hedor, quien creyera dios, que tan afable apariencia posee tan agudo morbo, eso parece, una parafilia, que les produce placer viendo a los demas sufrir, quien creyera, que detrás de esa rostro de valores y moralidades, hay tal afán de producri daño, de destruir, con esas palabras tan adornadas, con esos suspiros insinuantes, veneno para ganado es lo que destilan sus poros. que mis escalofrios se le tripliquen, que mis nudos le acosen constantemente, que el fuego en mi estomago le consuma, que esta fría noche se le haga eterna... y para mi, que este adonis de pueblo, tan agradable, tan apacible, tan apetecible se me vuelva cada vez mas desagradable, repulsivo, como comida rancia, aguardaré por  mejores platillos que en mi mesa se han de servir, algún día ese vaquero dorado venido como de la palestra aparecerá, con mas cojones que un putas, pa' enfrentarse a todo, que demuestre que tiene ahi abajo, que no se ande con maricadas ni delicadesas como los niños de esta generacion, 

lunes, 19 de marzo de 2012

Últimamente, como en un laberinto de espejos, cómo me lo imagino, como algo que primeramente puede entretener, pero después de un tiempo comienza a perturbar, no se sabe por dónde es la salida ni el derecho de las cosas, algunas parecen ser salidas, pero llegamos a otro lado donde no se vé nada nuevo, esta es la principal afección, todo es lo mismo, nada cambia, es nuestro reflejo en todas las paredes y sobretodo, el colmo de la "isolación", después de todo esto, puede venir una cierta resignación que ira aumentando gradualmente, gracias a ese gran mecanismo de acoplación que poseemos.


Cristian Idárraga